Un iceberg que se deshace (y no es debido al cambio climático)

Eulàlia Garcia-Franquesa. Jefa de colecciones del MCNB

Los museos de ciencias naturales son comparables a los icebergs, la parte no visible es mucho mayor que la visible

A menudo la imagen de los museos de ciencias naturales para los ciudadanos, los gobernantes, los gestores ambientales, es de obsolescencia. Se da por hecho que un museo de ciencias naturales es un lugar tradicional, donde se coleccionan plantas, minerales y bichos. Éstos se guardan en cajones y armarios y, solo los ven los especialistas y algún friki que se acerca por allí. Nada más lejos de la realidad.

Este año el lema del Día Internacional de los Museos  del próximo 18 de mayo es Los museos como ejes culturales: El futuro de la tradición. La tradición de los museos de ciencias naturales tiene futuro y tiene presente. La parte no visible del iceberg se está deshaciendo y no es debido al cambio climático. El patrimonio de colecciones y el patrimonio documental salen a la luz. Internet ha supuesto el impulso definitivo para que el trabajo incesante de los responsables de los fondos, salga a la superficie. Los museos de ciencias naturales, más allá de su actividad pública, participan activamente en la investigación, actuando como infraestructura científica, a modo de eje cultural – eje científico. Conservando ejemplares materiales y su información asociada, participando en redes internacionales. En 2017 los museos de ciencias naturales fueron reconocidos como parte activa para las políticas de cambio climático, COP23 . En esta convención se hizo evidente que los museos tienen un gran potencial para apoyar las medidas contra el cambio climático, por ser instituciones accesibles a un gran número de públicos, por conservar colecciones que conectan con el pasado, el presente y el futuro. Además de tener un gran potencial para diseñar acciones y actividades, crear alianzas y convocar diferentes partes interesadas, dirigentes políticos, investigadores y un amplio abanico de públicos. Actuar a nivel local para defender y mitigar problemas a escala global.

Trabajando para abrir el acceso de las colecciones

El Museu de Ciències Naturals de Barcelona (MCNB) y el Institut Botànic de Barcelona (IBB) conservan más de tres millones de especímenes, de los cuales unos 4.000 se pueden observar en la exposición permanente del MCNB (Edificio Fórum) y unas 20.000 plantas en el Jardí Botànic de Barcelona (JBB). El trabajo con los fondos patrimoniales sale a la superficie, de vez en cuando en algunas visitas guiadas, en talleres con grupos reducidos, en actividades escolares y  a través de las redes sociales. Internet ha supuesto sin duda el impulso definitivo para aflorar la parte no visible del patrimonio de colecciones y el patrimonio documental del MCNB y el IBB.

Las colecciones del MCNB y del IBB que todavía no están catalogadas se describen en el proyecto Guía de fondos y colecciones. Los especímenes de colecciones digitalizadas del MCNB son accesibles en el portal Bioexplora.

El trabajo minucioso de estudio de las colecciones se visualiza y comparte con la comunidad a través de artículos y libros publicados por las conservadoras y los conservadores. A modo de ejemplo: catálogo de la colección de Joan Rosals i Corretger ; descubrimiento de un nuevo mineral: abellaíta ; datasetsy listados de ejemplares Tipo de la colección .   

Los ejemplares de las colecciones integran en gran medida exposiciones propias (Spinosarus) y ajenas (Fundació Caixa de Catalunya- La Pedrera, CosmoCaixa, Museu de les Cultures del Món-. Museu Etnològic de Barcelona).  También son utilizadas en talleres y actividades educativas: Niu de ciencia; De quina espècie és? ; Fes de restaurador per un dia.

Los proyectos de ciencias ciudadana, como BioblitzBcn, generan datos científicos sobre especies que se publican y comparten en un web específico y en el portal GBIF.

En los últimos años el MCNB ha puesto en marcha varios proyectos que permiten a los usuarios la localización de la información generada por las colecciones, visualizarlas de modo sencillo, desde diferentes enfoques y permiten participar en ellos, ya sea aportando correcciones, ampliando la información de los proyectos…:

  • Taxo&map: permite visualizar toda la información y a partir de aquí el usuario practica movimientos de zoom y desplazamientos en el ámbito geográfico y taxonómico hasta seleccionar los datos que desea observar y/o exportar. Esta aplicación acoge datos de otras instituciones: Institut Mediterrani d’Estudis Avançats (CSIC), Museu Valencià d’Història Natural, grupo de investigación FEHM (Freswater Ecology Hydrology and Management) de la Universitat de Barcelona.
  •  Especímenes Tipo: información detallada de los ejemplares originales que dan testimonio de nuevas especies.
  • Protagonistas : es un inventario abierto de personas e instituciones estrechamente vinculadas al MCNB.
  • Georeferenciación: es la plataforma del MCNB para trabajos en cartografía y georreferenciación
  • Catálogo 3D: elementos de la colección digitalizados en 3D usados en investigación y para actividades educativas y divulgativas.

Des de los departamentos de colecciones del Museo  se llevan a cabo iniciativas de difusión de conocimiento específicas y expertas como cursos de especialización  y jornadas que se realizan en las sedes del Museo.

Los museos de ciencias naturales hacen accesibles los datos de los ejemplares en grandes redes Internacionales. GBIF (Global Biodiversity Information Facility), es la mayor plataforma de datos de biodiversidad del mundo. Los datos de biodiversidad asociados al fondo de colecciones de zoología y paleontología del MCNB están publicados en este portal, así como también los relativos a las colecciones de botánica del IBB. Otros portales en los que  el Museo comparte sus datos de la colección de vertebrados es VertNet. Las imágenes de especímenes de herbario del IBB están publicadas en  Global Plants . Europeana verá pronto su fondo ampliado con las colecciones de ciencias naturales.

En resumen, el trabajo que se lleva a cabo desde hace décadas en los departamentos de los museos de ciencias naturales ha permitido deshacer una parte del iceberg, publicando y compartiendo millones de datos científicos relacionados con sus fondos. Posiblemente deshacer este iceberg pueda contribuir a que los icebergs naturales no se deshagan por la acción del hombre.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *